p01

Aunque estamos defendiendo que la base principal del posicionamiento es el texto, no debemos olvidar que cualquier tipo de objeto puede ser un contenido posicionable en un ámbito dado.

Éstos objetos entrarán en la lucha del posicionamiento según vayan aumentando las prestaciones en cuanto a velocidad de descarga ofrecida a los usuarios. Actualmente, lo más importante son las imágenes, pero en un futuro lo serán los ficheros de música, los documentos, los videos, los mapas y un largo etc que ni siquiera somos capaces de vislumbrar.

Por tanto, si queremos que nuestras imágenes estén bien posicionadas, debemos otorgarles valor. Clasificarlas adecuadamente, nombrarlas de forma significativa, cuidarlas a nivel de resolución...

Todo es importante y debemos enfocar su relativa trascendencia en razón del ámbito del proyecto en cuestión.

Hemos entrado en una época donde todo lo que vamos a necesitar en cualesquiera de nuestros menesteres cotidiamos, ya seamos particular o multinacional, debemos enfocarlo vía Internet.

Sin duda alguna, el estar o no en Internet ya no es un asunto nuevo para nadie.

Incluso el tener su propio dominio parece un aspecto ya aceptado por cualesquiera que intente progresar su negocio, su actividad, sus hobbies por este medio.

Ahora bien, la situación actual indica que ya Internet no es ese desconocido que me ayuda a superar a mis competidores. En este momento es más bien un enemigo contínuo, y para poder luchar contra ese enmigo hay que estar bien preparados.

Desde hace tiempo la filosofía de Internet se centró erróneamente en los portales. Aplicaciones inmensas que únicamente consiguen el beneficio de las multinacionales y el predominio de los monopolios en nuestra sociedad.

Esos mismos monopolios que intentan que las diferencias entre clases sean cada vez mayores.

Pero les ha surjido un gran enemigo: La Libertad del Conocimiento.

Esa misma que conseguirá que cualquier descarga P2P sea legal, la que luchará para que todos los libros que se hagan sean públicos. La que ya ha conseguido que no se venda ni una enciclopedia, siendo ya la Wikipedia la mejor fuente de información para todos.

La que nos permita crecer y evolucionar, compartir y opinar. Enfocar soluciones, opiniones, emociones, ...

Esa misma libertad es la que te permite luchar e intentar aprovecharla para tu bienestar, para tu negocio, para tus aficiones, para tus contactos, para cualquier cosa que te imagines.

Está ahí a tu alcance.

Ahora, eres libre para elegir, eres libre para luchar, eres libre para posicionarte.

Entramos de lleno en una de las batallas más difíciles y más complejas en la historia de la humanidad.

La guerra por el conocimiento.

Ahora, eres libre para elegir, eres libre para luchar, eres libre para posicionarte.

Brqx.

Miwebesfacil.

Arquitectura Drupal

Metodologías ágiles.

Portales Profesionales.

Hace tiempo era muy importante el nombre del dominio que tenías. Si tu negocio se llamaba "lalali" , pues era muy importante tener una web llamada "lalali.com" , por ejemplo. Entonces surgieron los oportunistas de siempre, gente avispada que se adelantó a otros que, o no conocian la materia, o estuvieron más lentos y registraron millones de nombres posibles de dominio.

Éstos nombres, según ellos tenían más valor. Sin duda los nombres son importantes, pero afortunadamente, no tanto. Ahora es más importante tener "lalali_brqx" , por ejemplo, pero aparecer en 5ª posicion en las búsquedas.

Y la tendencia, es cada vez más a usar buscadores. Por tanto, ni siquiera recuerdas como es el nombre, sino que utilizas el buscador para que te lo localice. Es por ello que, de la misma forma que los pisos bajan debido a que nadie compra, pues según se vaya viendo que los dominios ya no se compran, también bajarán y empezarán de nuevo a estar disponibles.

Pero aunque nunca llegasen a estar a nuestro alcance, ya no es trascendente.

Es un síntoma de libertad.

¡Aprovechémoslo!

Vamos a hablar de los tags, taxonomías, categorías... Son la base de los inicios del posicionamiento. Antíguamente se usaban metatags o términos identificativos para informar a los buscadores que en esa página se hablaba de ese término. En principio era una muy buena idea, ya que permitía optimizar las búsquedas porque no había que analizar todo el contenido.

En la práctica fué un fiasco, debido a que la gente en vez de hacer las cosas bien, llenaban esas referencias con todo tipo de vocablos y no sólo del ámbito de la página, sino que cualquier palabra que se buscase en Google: Sexo, Contactos, Software, Microsoft van y lo meten en esos metatags.

Viendo la mala educación de muchos, el sistema de identificar las páginas por vocablos, ya no es válido. Pero esos mismos vocablos, sí nos han servido como forma de organizar los contenidos y han cambiado de nombre llamándose tags, taxonomías, categorías, vocabularios, etc.

Digamos que una taxonomía podría permitir separar el contenido. Hablando por ejemplo en un ámbito de mascotas, entre gatos y perros. La categoría se llamaría mascota. Una vez hecha ésta introducción, vamos a centrarnos en las distintas estrategias de definición de categorías.

No vamos a entrar en este artículo en la consideración de campo o categoría.

Supongamos que permitimos al usuario definir categorías a su lindo albedrio, lo que se conoce técnicamente como "tax free" o "taxonomías libres". Entonces podría definir perro, perrito, perrillo , doggy, etc.

Sin duda, le daría mucha libertad y agilidad en la redacción de nuevo contenido, pero aportaría muchos problemas de clasificación y homogeneización de las categorias.

Pero centrándonos en el posicionamiento, si alguién buscase "perro" en Google y en la página de doggy no se menciona que es un perro, esa página ya no entraría en los contenidos que relaciona el buscador con la taxonomía. Por tanto, aunque sea más pesado para los usuarios, se recomienda ser un poco más estricto y disponer de taxonomias fijas "fixed tags".

Ahora bien, ¿ Hasta qué punto "el usuario" del portal debe o puede definir taxonomías ? Será una decisión de diseño, pero debemos considerar que cuanto menos control tengamos de los vocablos definidos, mucho más complicado va a ser la estrategia de posicionamiento que queremos aplicar en el site.

Pero también existe la otra cara de la moneda, si el usuario es experto en su ámbito y estructurado en la definición de las mismas, seguramente podrá mejorar el posicionamiento en relación a su ámbito con una arquitectura que le de libertad en la definición de taxonomías.

Distribuir contenido